Galería

Gerardo Matarán, candidato de AES a la Presidencia de la Junta de Andalucía: “Cada vez que el PP y PSOE alaben a Blas Infante, nosotros estaremos a los pies de la tumba de los Reyes Católicos”

Gerardo Matarán concurre a las elecciones autonómicas andaluzas del 25 de marzo con el convencimiento de que su partido, Alternativa Española (AES), es el único que ofrece respuestas clave a problemas clave que los partidos tradicionales no quieren ni se atreven a afrontar. A veces por puro cálculo electoral.
Abogado jiennense de 34 años, el candidato socialcristiano a la Presidencia de la Junta se muestra optimista de cara al futuro. Cree que el proyecto de AES terminará siendo imprescindible para afrontar eficazmente los retos y desafíos que se vislumbran ya en el horizonte de nuestra nación.
Entre sus principales pertrechos, cuenta con el pleno apoyo de su partido, con el entusiasmo de un grupo nada desdeñable de socialcristianos andaluces, con su recta ejecutoria profesional, con su solvencia ética y con la ventaja adicional de que lo que defiende para su pueblo no es más que la proyección de su propio universo moral, sin edulcorantes ideológicos ni funambulismos estratégicos. Y un compromiso irrenunciable del que emerge la razón de ser y de existir de AES: la defensa sin tacha de la Vida, la familia, nuestra tradición cristiana y la unidad de esta vieja y fascinante nación llamada España. AD ha conversado con el candidato socialcristiano a presidir la Junta de Andalucía. Estos son sus avales.
-¿Quién es Gerardo Matarán, el candidato de AES a la Presidencia de la Junta de Andalucía?

Nací el 22 de julio de 1977 en Alcaudete (Jaén) en el seno de una familia de clase media. Mi padre era profesor de EGB hoy jubilado y mi madre se dedicó al cuidado de los tres hermanos que conformamos la familia, siendo yo el único varón y el mediano de los tres hermanos. En mi pueblo transcurrió toda mi infancia y buena parte de mi juventud, ya que hasta que empecé los estudios universitarios no tuve necesidad de salir de él. En esta época, en la que no destaqué por ser un estudiante sobresaliente, sino más bien un estudiante aplicado con notas normales al que le estaba prohibido suspender cualquier asignatura y cumplía con este requisito, ya sentía interés por la organización de las cuestiones que me afectaban.
Creo que participé en todas la elecciones y debates que se hicieron en el Instituto. En la universidad, mientras estudiaba mi carrera de derecho, fue donde con más nitidez aprecié la necesidad de dar un paso adelante y hacer ver que ser de derechas debía ser algo tan normal como ser de cualquier otra opción política. En la Universidad de Jaén, en el año 1996, extrañaba verme con un periódico de Nuevas Organizaciones (organización juvenil del PP) o discutir abiertamente con los profesores de Derecho Constitucional, que más que clases daban mítines, sobre las elecciones generales que se celebraban ese año y en las que se presumía la posible victoria del PP.
De la mano de unos amigos de la Universidad me afilié a Nuevas Generaciones de Jaén. Asumí diversas funciones provinciales dentro de dicha organización. Coincidiendo con esta etapa pasé a desempeñar el cargo de secretario local del PP en Alcaudete y en el año 2003 fui elegido concejal por primera vez. En las elecciones del año 2007 fui reelegido y tras una labor intensa dentro del partido logramos arrancarle al PSOE dos concejales, igualando el mejor resultado del PP en mi pueblo, con 7 concejales. A pesar de los “éxitos” locales y del trabajo realizado, cuanto más conocía los entresijos del PP, más me alejaba y cuanto más intentaba debatir internamente, más rechazo por parte del “aparato del partido”. Esto provocó mi baja como afiliado y que dejara mi cargo de concejal, ya que en conciencia no podía seguir en un partido que ideológicamente no tenía nada que ver conmigo ni con lo que decía defender.
En este momento ya había empezado a tener contacto con el mundo laboral. Desde el año 2003, gracias a Dios, siempre he estado trabajando. Mi primer trabajo serio fue con una entidad financiera en la que estuve un año. Compaginé dicho trabajo con la realización de la Escuela de práctica Jurídica del Ilustre Colegio de Abogados de Jaén. Tras los dos años de Escuela Jurídica, en el año 2005 de di de alta como abogado y desde entonces, tras un periodo de pasantía en varios despachos, ejerzo la profesión en mi propio despacho.
Entre 2007 y 2010 compaginé mi actividad profesional con la dirección jurídica de una empresa técnica dedicada a la asistencia a empresas públicas en Granada. Mi llegada a AES se produce tras un periodo de algo más de un año sin participar en la vida política y tras comprobar que los valores que sustentaban a esta formación política coincidían con los míos. Los seguí durante un tiempo y finalmente decidí afiliarme sin intención de hacer política activa, sino con la intención tan sólo de ser un afiliado de base.
Tomé contacto con los responsable de AES en Granada y finalmente desde Madrid se adoptó la decisión de que Alcaudete fuera uno de los municipios en los que concurrir a las municipales de 2011. Desde este momento cada vez he ido comprometiéndome más con mi partido y con sus principios y tomé la iniciativa de presentarnos a las elecciones autonómicas andaluzas. No fue una decisión fácil, pues sabíamos a lo que nos enfrentábamos, los medios de que disponíamos y cuál iba a ser el resultado, pero aún así, como me gusta decir a mí, aquí no estamos para hacer magdalenas, sino política y, por tanto, no podemos rehuir las convocatorias electorales que no deben ayudar a hacer partido y a asentar posiciones. Y aquí estamos, en plena campaña electoral, defendiendo aquello en lo que creemos.
-¿Con qué objetivos se presenta AES a las elecciones autonómicas andaluzas del próximo domingo?
AES se presenta con dos objetivos claros. El primero de ellos es seguir creciendo como partido político. Aprovechamos la campaña para que todos aquellos que coincidan con nosotros vean de manera clara que AES está para servirles y para hacer llegar a la sociedad un mensaje muy diferente al del resto de partidos. Y este objetivo además se está consiguiendo. Tras la campaña vamos a salir fortalecidos, con más experiencia, con más apoyos y dispuestos a afrontar las municipales de 2015 en más localidades y con mejores resultados.
El segundo es seguir dando a conocer el mensaje político de Alternativa Española. En la medida de nuestras posibilidades es una oportunidad para difundir que es posible, en la política actual, defender la Vida, la Familia, nuestras Raíces Cristianas y la Unidad Nacional y que estos cuatro principios básicos van acompañados de todo un programa político.
Las elecciones sin duda toman el pulso a los partidos y conscientes de la situación actual, lo cierto es que el pulso de AES tiene vitalidad para ir adelante cada día un poquito más. Frente a la escasez de medios está la firmeza en las convicciones y el aprovechar al máximo los que hay. Hay un tercer objetivo: tras la campaña seguiremos organizando y confeccionando la estructura del partido contando con todos los que se van uniendo al proyecto.
-Se da una circunstancia rayana con el surrealismo en la derecha sociológica española. Cuando llegan elecciones vota al PP como mal menor para luego lamentar que PSOE y PP sigan las mismas políticas en materias tan importante como la moral o la estructura territorial de España.
La razón de ser de AES es en buena medida hacer política con coherencia. Sería necesario hablar durante una hora con una gran parte de la base de votantes del PP para hacerles ver la realidad y esto es imposible. Además, el PP no engaña a nadie; otra cosa es que alguien se quiera dejar engañar. Este tema es sin duda un circulo vicioso del que es difícil salir, pero no imposible. Cada día son más los que ven la mentira y deciden actuar en conciencia. Es cierto que en España se vota más contra algo que por algo, pero estoy convencido que trabajando y explicando bien los temas, AES será en un medio plazo la fuerza política de conservadores y social cristianos en España.
Ya conocemos contra lo que luchamos y ahora hay que buscar las fórmulas para convencer y ganar. Y en este camino, hacer un partido de estructuras locales fuertes y eficaces va a ser clave. Es un camino arduo y de horizonte incierto, pero a la vez ilusionante y comprometido. Yo siempre digo que en peores circunstancias a lo largo de la historia de España, y con más riesgo y dificultades para su vida y la de sus familias, españoles comprometidos con sus ideas han dicho ‘basta’ y se han levantado contra la injusticia y los intentos de hundir la nación. Esto nos quita cualquier excusa para no darlo todo, incluso sin aspirar a éxitos inmediatos.
-¿Qué sería lo primero que haría AES en el Parlamento andaluz si llegara a tener poder decisorio?
Solicitar a la cámara que, en un ejercicio de responsabilidad histórica y política en servicio a los andaluces a los que representamos, impulsemos desde Andalucía el proceso de superación y supresión del estado autonómico que España necesita y que, estamos convencidos, una vez iniciado en Andalucía será seguido por el resto de Comunidades Autónomas, incluidas Vascongadas y Cataluña.
Exigiremos el fin del estado de las subvenciones y trataremos por todos los medios de conseguir una política agrícola, pesquera y ganadera nacional que defienda estos sectores como básicos para la generación de riqueza y empleo, rechazando cuantas políticas comunitarias los vuelvan a desmantelar. Por último, exigiremos políticas eficaces contra la inmigración ilegal para su control y reducción.
-¿Con qué medios cuentan para esta campaña?
Con pocos, casi con ninguno. La campaña es artesanal. Por más notas de prensa que enviamos, solamente ustedes y el Diario Ya nos dan cobertura. Básicamente, la campaña está basada en las redes sociales, nuestras páginas en internet y el esfuerzo, la ilusión, el tesón y la capacidad de hacer la política de boca a oído que están haciendo los candidatos. Esta es la realidad.
-Ustedes han ponderado recientemente a los obispos andaluces sin embargo el apoyo explícito de la Conferencia Episcopal al PP.
Es una cuestión que no nos afecta. Nosotros no celebramos la misa y la Conferencia Episcopal no dirige el partido. Cada uno en su sitio está muy bien y es lo mejor. Nuestros errores no serán nunca los de la Iglesia. Y lo que la Conferencia Episcopal haga en cada momento será responsabilidad suya. Cuando tengamos que criticarlos lo haremos y ya está. Nosotros hemos valorado positivamente y creemos acertado el comunicado que, de cara a esta campaña, han realizado los obispos de Andalucía. Es lógico, dicho comunicado y los postulados de AES coinciden y, por tanto, nos congratulamos. En cualquier caso nosotros lo que pretendemos es estar en política con valores cristianos, que para eso lo somos y estamos llamados por el Santo Padre, pero no ser la representación política de la Iglesia. Son cuestiones muy distintas.
-¿Qué cree que puede aportar AES a la salubridad social, económica y moral de los andaluces?
Nosotros no vamos a moralizar a nadie. No estamos en política para esto. La moral de cada andaluz es privada de él y responsabilidad suya. Precisamente, AES denuncia el adoctrinamiento estatal que fomentan PP y PSOE. Ahora bien, a nivel político denunciaremos cada día los abusos que se comenten desde el poder. No cejaremos en nuestro empeño de que los responsables del despilfarro público acaben ante los tribunales de justicia. Denunciaremos cada céntimo de euro dado a la cultura de la muerte. Trataremos de legislar en defensa de la vida. Sacaremos a la luz pública cada partida presupuestaria que esté destinada al lobby gay y apoyaremos sin fisuras a la familia natural y si para ello hemos de sacar a la luz las contradicciones del PP lo haremos. Por cada acto de enaltecimiento de la “patria andaluza” nosotros haremos dos de enaltecimiento de España; cada vez que el PP y PSOE alaben a Blas Infante, nosotros estaremos a los pies de la tumba de los Reyes Católicos. Sin duda el panorama político cambiará mucho.
-Por último, qué mensaje le daría a esos andaluces que coinciden con AES pero que luego votan a otras formaciones en aras de eso que algunos llaman el ‘voto útil?
Que el voto útil es inútil y se ha demostrado ya suficientemente. El PP no tiene ninguna careta. El que no le quiera ver el rostro es porque quiere engañarse sin más. El voto útil es necesario cuando no existe ninguna otra opción, pero en estas elecciones los andaluces sí cuentan con una opción a la que votar en conciencia. Liberarse del voto útil y pasar al voto de convencimiento personal es la mejor manera de construir una sociedad libre y en la que cada andaluz pueda verse representado. Le diría a los andaluces que sean ellos los que voten por sí mismos y no que sean meras marionetas presas de los intereses de los partidos políticos del sistema que quieren su voto para después servirse de él y no para servirles a ellos.

Publicado en Alerta Digital

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s