Galería

Artículo de Don Blas Piñar sobre el estado autonómico.

EL ESTADO FALLIDO DE LAS AUTONOMÍAS POLÍTICAS, por Blas Piñar

La denuncia, muy generalizada, de las autonomías políticas, como una de  las causas fundamentales de la crisis profunda que padece España, y que  está poniendo en grave peligro su unidad, exige poner en claro que hubo  una beligerante oposición a las mismas.
No son equivalentes  uniformismo y unidad, como no lo son diversidad y dispersión. La  diversidad enriquece, la dispersión aniquila. La uniformidad acogota, la unidad fortalece.
Por eso, a los que hoy hacen, -muchos en número- esta denuncia, y no recuerdan que dieron su voto a la Constitución, y lo han reiterado a los partidos políticos, pilares del sistema que la  elaboraron, tenemos que recordarles que entre los que participamos en  esa oposición beligerante a las autonomías políticas, nos encontrábamos, los que en Fuerza Nueva tratamos de exponer, para conocimiento del  pueblo español, las razones y las argumentos, en que nos apoyamos.
Antes de que la Constitución de 6 de diciembre de 1978 se aprobase por  mayoría en referendum, yo di una conferencia en Madrid, el 18 de Mayo de 1.978, con el siguiente título: “La unidad de España en el proyecto de  Constitución”, y que, con otras palabras y abundantes pruebas, completé, siendo ya diputado, en 1979, en el debate sobre los Estatutos. De mis  intervenciones en el Congreso, y fuera de él he dado cuenta detallada,  en el volumen II de “Escrito para la Historia”. La conferencia a que  acabo de aludir, queda trascrita literalmente a continuación:
“Mientras se discute en el Congreso sin chaqueta, porque los diputados no pueden  aguantar el calor. España se deshace a pedazos. Suena hasta a humor  negro que se haya aprobado por la Comisión correspondiente el art. 1 del proyecto de Constitución, en el que se lee; y decimos que suena a humor negro porque, mientras se llegaba a esa redacción de arranque, los  padres, a las esposas y a los hijos de los guardias civiles y policías  armados que morían en ese momento acribillados por las balas asesinas o  por las explosiones de goma 2 la libertad no era otra que la de matar a  los suyos; la justicia no era otra que la impunidad presagiada en las  amnistías y en los anuncios de diálogo con la ETA; la igualdad no era  otra cosa que la de ser enterrados y recibir una medalla a título  póstumo , y el pluralismo político no era otro que el caos, el desorden, el terrorismo y la violencia que están cubriendo de sangre y pánico  muchas ciudades españolas.
Con independencia de su contenido, el  anteproyecto de Constitución, examinado y discutido ahora por la  Comisión correspondiente, es inviable, porque, en un clima tenso como el que España vive, falta la madurez y la serenidad de juicio que son  imprescindibles para confección de una ley constitutiva. Por si eso  fuera poco, el intento adolece, además, de dos fallos fundamentales:  uno, que, no habiendo sido convocadas las elecciones de 15 de junio de  1977 con carácter constituyente, el mandato conferido por los lectores  no comprende la elaboración de un texto constitucional; y sólo por ello  la Constitución sería nula. Lo que está en juego, en última  instancia, como tantas veces hemos dicho, es España como nación, como  criatura histórica, como entidad soberana. Y está claro que ningún  gobierno, ningún Régimen, ni menos la Monarquía, cuya única legitimidad  arranca del 18 de julio, puede comprometer la existencia misma de la  nación. Si nos quedamos sin España, si España pierde su unidad,  aquello que la vertebra y la vivifica, si la dejan sin alma, sin razón  de ser, es inútil seguir discutiendo. Hacer una Constitución para lo que se ha desconstituido, para lo que se ha dejado de existir; más, aún,  para aquello que se da por supuesto que no existe o, a lo sumo, que está llamado a desaparecer sería tanto como confeccionar un vestido para un  cadáver o para un enfermo de gravedad, condenado a muerte. Pero a los  muertos no se les confeccionan vestidos, sino mortajas, y para los  pueblos que han dejado de existir por falta de vitalidad interna, no se  elaboran constituciones, sino que, explicita o tácitamente, se suscribe  una dimisión histórica.
Ya sé que espíritus moderados, desde la  frialdad de su gabinete, desde la obediencia a consignas ocultas o desde la hipocresía, en ningún caso se pone en juego la unidad de España.
Se trata –nos dicen- de una forma distinta de entender esa unidad y, por  supuesto, en nada coincidente con la postura centralista de Estado  recibido y con la imposición monopolística de la impronta castellana al  resto de las regiones españolas. Se trata del reconocimiento de la  España plural y diversa, de modo que los planteamientos  constitucionales, lejos de disgregar a España, contribuyen al  fortalecimiento de su unidad.
Bastaría para deshacer el valor  dialéctico y suasorio de este lenguaje recordar el que ha sido empleado  hasta la fecha por fautores del cambio político; pero conviene emplear  argumentos de fondo.
El artículo 2ºdel proyecto aprobado por la  Comisión de Actividades Constitucionales, a primera vista, puede  dejarnos tranquilos: la autonomía no sólo no contradice la unidad de la  nación, sino que la fortalece por el juego de la solidaridad entre las  nacionalidades y las regiones autónomas.
Pero las cosas no son tal y  como se pintan, sino tal y como son. Lo que aparece en el cuadro es  materia pictórica, más o menos artísticamente configurada, mientras que  aquello que se halla en el mundo de las realidades es mineral, vegetal o anormal, con unas propiedades ontológicas distintas a las de material  pictórico.
Vayamos, pues, del teorema figurativo en ocasiones  abstracto, a ese mundo de las realidades; del área de las declaraciones  sobre la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político, a  las empresas en crisis, a los obreros en paro, a la inflación creciente y a los asesinados por la ETA; a la nación española a punto de hacerse  pedazos.
Primera contradicción que facilita la tarea sucia de deshacerse a pedazos: En el párrafo 2º del art. 1º del proyecto constitucional se dice que el  pueblo es soberano. Por consiguiente, si no hay nada por encima de él  que debe respetar, si todo lo que se arbitra por mayoría es bueno y debe aceptarse –pues ahí es donde se halla el peso específico, el centro de  gravedad de la soberanía-, es evidente que si se acuerda que la nación  española es divisible, será precisa la aceptación de esa voluntad  soberana. Por ello, la declaración enfática del art. 2º sobre la  indivisibilidad de la nación española y la indisolubilidad de la patria  común, se halla permanentemente en precario. Lo honesto, pues, sería  decir claramente que esa indivisibilidad de España se mantendrá mientras la voluntad soberana del pueblo no decida otra cosa. No aclararlo así  constituye una farsa, que si en todo caso es lamentable, lo es aún más  en un sistema político que dice respetar la voluntad del pueblo.
De aquí que una de dos: o el art. 2º queda supeditado al 1º, en cuyo caso supuesto la unidad de España es divisible por voluntad popular; o el art. 2º es independiente y aún superior al 1º, en cuyo caso la  voluntad popular no se respeta y la soberanía no reside en el pueblo.
En este sentido, era más lógico y, sobre todo, más sincero el Principio IV del Movimiento. El principio se proclamaba, por su propia naturaleza,  permanente e inalterable, siendo nula cualquier disposición contraria al mismo.
La voluntad popular tiene autonomía muy amplia, poderes,  decisiones evidentes, pero a lo que no alcanza, salvo que se admita el  autogenocidio, es a destruir los presupuestos de su propia existencia.  La voluntad popular puede decidir sobre las líneas maestras de la  arquitectura política, lo que no puede es, a no ser que se admire el  absurdo, destruir el suelo y el subsuelo sobre el cual el edificio ha de levantarse. Y ello es así, porque la soberanía no reside en el  pueblo –y ésta es la gran mentira del proyecto constitucional-, sino que viene de Dios; y hay, por ello, un derecho divino revelado o natural,  que constituye el presupuesto de la dignidad y de la libertad del hombre y de la recta ordenación de la comunidad política. Ese derecho pone una frontera a la voluntad humana individual o patrimonio histórico – la  Patria- que cada generación recibe no como un dominio quiritario, sino  como una herencia en administración, que debe conservar y enriquecer y  nunca menoscabar o dilapidar.
De aquí que el precedente de la reforma política fuese malo. Al discutirse en las últimas Cortes franquistas el proyecto de Reforma, y plantearse que el tema de la derogación del  Principio VIII, es decir, el de los cauces de representación política,  eliminándolos de carácter natural, y por tanto las instituciones  sociales básicas, para sustituirlos por la constitución artificial de  los partidos políticos, se dio paso libre a la piqueta destructora. Si el Principio VIII ni era permanente por su propia naturaleza, sino  susceptible de reforma o derogación como cualquiera de las leyes  constitucionales o fundamentales, también lo podrán ser los demás, y  entre ellos el VII y el IV, que tampoco son presupuestos anteriores a la Constitución, sino materia sometida a su articulado y por ello a la  voluntad popular.
Esta es la razón por la cual, en pura lógica, se  haya cuestionado la legitimidad de la Monarquía y la unidad de España.  La legitimidad de la Monarquía, en el Congreso, la ha cuestionado en  nombre del PSOE, que no gobierna pero tiene un participación sustanciosa en el poder.
En cuanto a la unidad de España, el diputado Francisco  Letamendia quiso que se proclamara constitucionalmente el principio de  la autodeterminación, es decir, la capacidad de las llamadas regiones  hasta ahora para seguir unidas o separarse de España, constituyendo un  Estado independiente.
Y decimos que es lógico, porque no se puede  sentar un principio falso, por elegante que sea su exposición  gramatical, y escandalizarse por sus consecuencias: sobre todo cuando  las mismas inciden en lo que se consideró inmune a cualquier tentativa  de asalto.
Pero sigamos con la argumentación de fondo y hagamos las siguientes preguntas: I. ¿Son compatibles los conceptos unidad de la nación y autonomía de las nacionalidades que la integran? II. ¿Dónde está la diferencia entre nacionalidad autónoma y región autónoma? III. ¿Es posible no ya el reconocimiento, que dice muy poco, sino la  garantía de la solidaridad entre las nacionalidades y las regiones  autónomas? Nación española y nacionalidades que la integran Que España está integrada por regiones es un hecho palpable que se detecta a simple vista; y es, por otra parte, un derivado histórico en el que,  por conocido, resulta innecesario detenerse.
¿Pero cabe una nación compuesta o resultado de un mosaico de nacionalidades? En primer lugar, la distinción pretendida entre nación y nacionalidad es  el vínculo que liga a la persona con su nación. En este sentido nato, yo soy español porque tengo la nacionalidad española, y la nacionalidad  española la integramos quienes tenemos esa nacionalidad. Toda esa  explicación distinta es una lucubración engañosa que induce a la  confusión; y uno de los males inherentes a la democracia parlamentaria  es la busca de doble o múltiple sentido a los vocablos, porque para eso  la voluntad soberanía puede embarcar ideas contradictorias en la misma  locución.
Nacionalidad, pues, no es otra cosa que nación, y por ello  alguien ha dicho (Roca Junyet), recusando la palabra nacionalidad, que  España es no una nación de nacionalidades como quiere el proyecto de ley constitutiva, sino una nación de naciones, aunque ello sea una  barbaridad.
Y es una barbaridad porque, si se es nación, la nación no puede comprender naciones, y si hay naciones distintas, la unidad de a  nación no existe, es una ficción sin respaldo real. La reflexión hay que llevarla a otro terreno: al binomio Nación-Estado.
Desde Mancini, el correlato ente una y otra era evidente; cada nación  requería un Estado. Si no lo tiene, lo busca para ponerlo a su servicio. Las naciones europeas que alcanzaron últimamente su unidad –Alemania,  Italia, Rumania-, dispersas y fragmentadas, buscaron su Estado, y cuando lo crearon surgió la unidad nacional respectiva. El Estado jugó su  papel integrador porque, en definitiva, el Estado es el sello político  de la nacionalidad.
Hoy, sin embargo, se intenta romper el binomio  Nación-Estado. Se pretende justificar –y ahora se aplica al momento  español- un Estado multinacional. Y ese intento de justificación explica el art. 2º del proyecto que estudiamos. Lo que ocurre es que el  artículo, como fruto del pacto, no se atreve a consagrar un Estado  multinacional, o dicho con las frases al uso: un Estado español, por una parte, y unas naciones, por otra; de manera que lo sustantivo sean las  naciones y lo adjetivo y puramente artificial lo sea el Estado. La  fórmula del compromiso es contradictoria, porque, evidentemente, cabe la posibilidad teórica de que España desaparezca como algo sustantivo,  convirtiéndose en Estado; pero lo que no cabe, ni en el mundo de las  ideas ni en el de las realidades, es que España sea una nación y también lo sean, aunque se las califique de nacionalidades. Las comarcas que  hasta ahora la han integrado. Por ello: o España es nación y no existen  las nacionalidades, o, si existen las nacionalidades, España no es  nación sino un trozo de geografía, un país, el adjetivo identificar de  un Estado.
Pero esta nomenclatura política no ha surgido ahora, de  momento y por generación espontánea. No ha sido fruto de una  improvisación. Conviene rastrearla, porque conociendo su origen, su  itinerario político y su difusión, alcanzaremos a comprender su  verdadero alcance y trascendencia.
La nomenclatura que hoy cobra  nuevo vigor y actualidad, por lo que a nosotros respecta, nace en  Cataluña. Pedro Muntanyola y Prat de la Riba, en el certamen celebrado  en Sabadell en 1893, dicen: “¿Cuál es la Patria de los catalanes?:  Cataluña. ¿No es España, pues, la Patria de los catalanes? España no es  más que el Estado o la agrupación política a que pertenecemos. ¿Y qué  diferencia hay entre Estado y Patria? Que el Estado es una entidad  política, artificial, voluntaria, y la Patria una comunidad histórica,  natural, necesaria”. De lejos le viene la idea a quien fue miembro de la Generalidad en época aciaga, el honorable Tarradellas. Por ello  recuerda, sin duda, que Macià y Companys, el 14 de abril de 1931,  proclamaron la República catalana como Estado integrante de la  Federación Ibérica. ¡Qué serie de combinaciones –ya en aquella época- para no hablar de España, sino de República española o de Estado español!
Traer a colación cuanto dijo sobre el tema Sabino de Arana sería  interminable. Su odio a España fue obsesivo; más grande que su amor al  pueblo vasco, como dijo Unamuno. Basta recordar su júbilo ante la  posibilidad de que España desapareciese como resultado de una guerra  internacional o intestina.
Pero el pensamiento de Arana podemos leer: “¿Qué es el nacionalismo vasco? El sistema político que defiende el  derecho de la raza vasca a vivir con independencia de toda otra raza.  ¿Infiérase de lo dicho que el vasco no es genéticamente español? Sí  señor. Afirmar que el vasco sea español es incurrir en un triple  desatino étnico, geográfico y político. ¿Qué es Euzkadi? Euzkadi,  históricamente, suena lo mismo que raza vasca, pueblo vasco, nación  vasca. ¿Con qué derecho se les privó de su independencia?. Con el  derecho de la fuerza”. ¿Cuándo ha renunciado a esta doctrina el  Partido Nacionalista –vasco? ¿Y no está perfecta concordancia con ella  la exposición de Francisco Letamendia, aunque no milite en el PNV?
En idéntica línea de pensamiento y refiriéndose a Galicia, Larmas de  Carvajal, en versos sonoros, convoca al levantamiento: “¡Gallegos!, nos  alumbra la estrella más propicia, el Dios de las victorias nos da su  protección; ¡nobles y bravos hijos de mi leal Galicia, triunfe la  justicia! ¡Sonó la hora de nuestra redención! Galicia era una esclava  cuyo soberbio dueño la explota y la maltrata después sin compasión. Hoy  la oprimida patria despierta de su sueño. Hoy el cordero manso  conviértese en león”.
Sobre las ideas vertidas por Blas Infante se  construye, rebasándolo, un andalucismo que en 1933, como conclusión del  Congreso celebrado en Córdoba por las juntas liberalistas de Andalucía,  exige la creación de un Estado andaluz libre, inspirador sin duda de la  tesis de Domingo Ortz. En Canarias, por el novísimo movimiento  independentista que dirige Cubillo desde el extranjero, se propugna la  creación de un Estado guanche, independiente y marxista.
Hasta  Castilla, indignada más que convencida a revolverse contra tanto  despropósitos. Y no ahora, sino hace años, expresó, de manera muy viva,  su disgusto y su protesta, a través de Luis Carretero y de Beniro  Mariano Andrade, que amenaza en su libro: “¿Hasta cuándo Castilla va a  tolerar este trato desigual? ¿Es que en España sólo es atendido y  respetado el que grita, el que amenaza? Porque, si es así, Castilla debe apercibirse también a gritar y amenazar”.
Blas Piñar
Puedes ver el artículo http://www.alternativaespanola.com
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s